romper hucha
Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

La nueva Ley de Subvenciones obligará a las ONG a cofinanciar sus proyectos

romper hucha

Desde que Zapatero anunció un recorte sin precedentes en los fondos destinados a la cooperación para el desarrollo, las ONG han ido de mal en peor, sobre todo aquellas que sobreviven casi exclusivamente de los fondos públicos.

Ahora, con el anuncio de este Gobierno de cambiar la Ley de Subvenciones, hacerse con fondos propios va a ser obligado. De aprobarse el borrador, los fondos públicos sólo costearán el 75% de los proyectos, el resto- el 25%- tendrá que ponerlo la organización, ya sea generando sus propios ingresos (comercio justo, merchandising, vendiendo servicios, etc.) o realizando acuerdos con otras instituciones.

En este nuevo modelo, parece que las alianzas con el sector privado no van a ser cosa exclusiva de las grandes ONG, sino que las medianas y pequeñas también habrán de apostar por poner en marcha mecanismos de relaciones públicas y comunicación.

Si con los sucesivos recortes, ya hay organizaciones sociales que han desaparecido, con esta Ley se va a producir, más si cabe, una selección natural, algo así como el darwinismo aplicado a las ONG. De manera  que sólo las que más se busquen la vida en la captación de fondos, no limitándose a la búsqueda de subvenciones públicas, serán las que sobrevivan.

La cuestión es que las ONG van a tener que reinventarse, darle a la imaginación y a la creatividad para sobresalir y “venderse”- sí, esa palabra maldita- para despertar interés.

Es momento de aliarse con las empresas y fundaciones, de buscar socios y donaciones privadas. Es en este punto donde tanto la imagen como la reputación de las entidades cobran una importancia crucial. De igual manera que el equipo de Recursos Humanos de una empresa busca el perfil de los candidatos en las redes sociales, los financiadores  y donantes buscarán el rastro de las ONG en Internet y en los medios tradicionales para saber a quién y a qué proyectos están dando su dinero. Por ello, por muy pequeña que sea la organización y por pocos recursos de los que disponga, es el momento de comenzar a planificar la comunicación.

A priori puede dar miedo introducirse en este mundo desconocido para muchas organizaciones, pero hoy en día se puede hacer mucho con poco, gracias a las nuevas tecnologías y las redes sociales. Sólo queda o reciclarse, o morir.

 

 

Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>