campañas comunicación, experimentos sociales
Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Experimentos sociales en las campañas de comunicación, ¡funcionan!

No sabemos si las personas que salen en estos vídeos son “reales” o actores, si representan un papel o si son reacciones realmente espontáneas. Pero lo que está claro es que los creativos publicitarios han encontrado un filón en las campañas basadas en experimentos sociales.

Estas campañas de comunicación exponen situaciones supuestamente reales, bastante límites en la mayoría de los casos, que reflejan el comportamiento de ciertas personas, que bien podrían representar el de la sociedad. Lo cierto es que estas campañas funcionan.

En unos casos, sirven para mostrar las bondades del ser humano y dejar un halo de esperanza en la humanidad, pero en otros casos dejan en evidencia nuestro lado más oscuro.

Cuáles son las claves de las campañas basadas en experimentos sociales:

  • Son campañas bastante asequibles de realizar. No llevan muchos costes de producción, de hecho, un matiz casero da más credibilidad y veracidad a la campaña.
  • Cuentan una gran historia. Toda la complicación se encuentra en el storytelling, en lo que se quiere contar y en el cómo se cuenta. Tampoco hay una gran profundidad en el tema en cuestión, pero sí una gran sensibilidad. Es un homenaje o una crítica a algún aspecto de la sociedad, de nuestras creencias y de nuestro comportamiento.
  • Aportan frescura a los temas de siempre, es decir, permiten abordar el machismo, la pobreza, la solidaridad, la inclusión, etc. desde otras ópticas haciendo uso de otro discurso totalmente diferente al que estábamos acostumbrado. El sensacionalismo (en el sentido real de la palabra- búsqueda de sensaciones-) da paso al realismo.
  • Permiten que la audiencia se sienta identificada. Este es seguramente el aspecto más importante de estas campañas. Los espectadores se adentran fácilmente en el experimento, se plantean qué harían, qué dirían ellos y ellas en esos mimos casos. Se ven reconocidos en los personajes del vídeo.
  • Generan reflexión. Lo anterior lleva inevitablemente a plantearse las reacciones de las personas del vídeo pero también las nuestras propias. Y esa es la magia de estas campañas, que dejan a la audiencia, aunque sea por unos minutos, reflexionando sobre lo que ha visto.
  • Se viralizan fácilmente. Por todo lo expuesto en los puntos anteriores estas campañas suelen ser compartidas con facilidad en las redes sociales haciendo que se conviertan en viral. Por ello, es una buena estrategia si se quiere dar visibilidad a una campaña, un proyecto o a una ONG en su conjunto.

 

Algunos ejemplos de campañas de experimentos sociales:

 

Lo blanco es lo bueno:

Este vídeo muestra cómo nos enseñan desde pequeños a atribuir cualidades personales según el color de la piel. Así lo blanco es lo bueno, mientras lo negro o colorado es lo malo. Hasta tal punto llega este aprendizaje inculcado que cambia la auto-percepción y la propia identidad.

 

¿Puedes correr como una chica?

Una sencilla pregunta que encierra, sin embargo, el peso de la educación, la tradición y los estereotipos juntos. No sabemos si este experimento es real o si las que participan son actrices, pero nadie duda de que podría tratarse de la reacción verdadera de niñas y mujeres reales.

 

 

Compartir es cosa de niños

¿El egoísmo es algo intrínseco al ser humano o se aprende con los años? Esta campaña de Acción contra el Hambre ponía el acento en la capacidad de compartir y el sentido de justicia de los más pequeños. Inmediatamente después de visualizar este vídeo era inevitable plantearse hasta qué punto nosotros mismos contribuimos a que los niños y niñas se vuelvan mas insolidarios con el tiempo y cuándo nosotros mismos dejamos dejamos de serlo.

 

El trabajo más duro

Ojalá el trabajo de una madre estuviera tan valorado social y económicamente como el de un/a Director/a de Operaciones. Pero la realidad es que no es así y este es el mensaje que los creadores de esta campaña quisieron transmitir al mundo. El cuidado invisible, implícito, voluntario, altruista y desinteresado de las madres hacia sus hijos. Después de verlo, ¿quien no siente unas ganas locas de llamar a su madre para darle las gracias por todo?

 

¿Reaccionamos igual ante la violencia contra un hombre?

Controvertida campaña pero, después de ver el vídeo es imposible no plantearse cuál sería nuestra reacción ante una situación como la que se plantea. ¿Acaso no es machista pensar que un hombre debería saber defenderse ante las agresiones de su novia? Dar la vuelta a situaciones típicas suele tener muy buen resultado a la hora de comunicar.

 

Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>