diagnistico comunicacion
Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

5 preguntas para realizar un diagnóstico de la comunicación

 

Planificar la comunicación no debería ser una tarea difícil para entidades que están acostumbradas a diseñanr matrices de marco lógico, planes de negocio y viabilidad, cronogramas de actividades, así como árboles de problemas y objetivos. La comunicación, al fin y al cabo, es un proyecto más de la entidad y de hecho, atraviesa, igual que éstos, por cuatro fases principalmente: el diagnóstico, el diseño, la ejecución y la evaluación.

En esta entrada vamos a centrarnos exclusivamente en el DIAGNÓSTICO.

diagnistico comunicacion

Cuándo los miembros de una empresa u ONG deciden sentarse para planificar la comunicación, se suele caer en el error de pensar que parten de cero. Pero realmente no es así. Si la empresa ha lanzado un producto o servicio, si a los talleres o charlas de la ONG acuden beneficiarios y públicos o si han imprimido alguna vez algún folleto, esto significa que la entidad ya estaba comunicando, aunque no fuera de una forma consciente y planificada.

El diagnóstico tiene como principal objetivo recoger todo lo que se ha hecho hasta el momento en materia de comunicación, para analizarlo y valorarlo, descartar lo que no ha servido y potenciar lo que sí ha dado resultados. Sería como hacer una fotografía de la situación actual.

Para hacer un diagnóstico, proponemos unos planteamientos básicos:

1. ¿Qué se ha hecho hasta el momento?

Hacer un listado de herramientas que se han utilizado: folletos, posters, invitaciones, página web, blog, perfil en redes sociales, charlas, ruedas de prensa, etc.

De todo ello, sería conveniente sacar los aspectos positivos y negativos, ser críticos con la propia gestión. Quizás de la página web nos guste el diseño, pero el contenido flojea. Tras analizar este aspecto habrá que proponer los aspectos a mejorar en cada uno de ellos.

2. ¿Con qué frecuencia se ha comunicado?

Normalmente las entidades que deciden planificar la comunicación por primera vez, se encontrarán con que sólo envío comunicaciones cuando le interesaba y de manera muy esporádica. Así, igual en dos meses no había ningún mensaje nuevo en el muro de Facebook y después en una semana se escribían dos. Esto va en contra de cualquier manual del buen comunicador, ya que hay que acostumbrar a la audiencia a un flujo continuo de información. Esto puede ser una noticia por día, como una por mes: todo dependerá de la capacidad que se tenga de generar información.

Pero seguro que analizando la situación anterior encontraremos buenas oportunidades en las que pudimos generar una noticia y no lo hicimos.

3. ¿A qué públicos hemos conseguido llegar?

Hay que analizar quiénes nos han leído o acudido a nuestro eventos. ¿Hemos llegado al público que queríamos llegar?, de ser así, ¿qué mensajes les hemos transmitido? Esto implica analizar el tono con el que nos hemos dirigido a ellos (formal o informal), qué tipo de información hemos ofrecido, etc.

Hay que valorar qué cosas de las que hemos hecho han tenido éxito y cuáles no. Por ejemplo, qué clase de tweets han sido retwitteados o “premiados” con un Me gusta.

Por supuesto, los ejemplos de éxito habrá que mantenerlos. Lo que no ha sido tan satisfactorio, es hora de preguntarse por qué y proponer mejoras.

Si no hemos conseguido llegar al público deseado, habrá que comenzar a conocerlo mejor, acercarnos a los espacios físicos u online donde estos se encuentran y preguntarnos sobre sus gustos o las redes sociales donde se encuentran. Hemos de llegar a ellos y no al revés.

4. ¿Con qué recursos humanos contamos?

La estrategia de comunicación futura habrá de basarse en aspectos realistas, para ello, hay que saber con cuántas personas se cuenta para llevar la comunicación y qué perfiles tienen, ¿tienen formación? ¿son voluntarios, estudiantes en prácticas o profesionales con experiencia?. A partir de ahí se pueden conocer  los puntos débiles y fuertes para definir la estrategia según nuestras capacidades.

5. ¿Y qué hay de los recursos técnicos?

Este es uno de los principales elementos limitadores junto con los recursos humanos. Pero aún así, hoy en día, por pequeña que sea la entidad se cuenta con ordenador y conexión a Internet. Sólo con esto ya se puede hacer mucho. De todas formas no está de más plantearse qué se necesitaría adquirir: cámara de fotos y vídeo, programas específicos, pagar por algunos servicios, etc. Si se invierte poco, tampoco se pueden esperar grandes resultados.

 

 

Comparte con tus contactos:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>